La Comunidad recurrirá al Supremo el recorte al Trasvase

El Gobierno regional no cree que el agua desalada sea una alternativa para la agricultura

El presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, anunciaba en la tarde de este martes que el Gobierno regional recurrirá al Tribunal Supremo los planes de cuencas aprobados hoy por el Consejo de Ministros. En el caso del plan de cuenca del Tajo, la ampliación de los caudales ecológicos supondrán un recorte de entre 70 y 110 hectómetros cúbicos a la cuenca del Segura a través del Trasvase.

 

López Miras ha afirmado también que el agua desalada no es una alternativa para la agricultura, debido a su peor calidad y su elevado precio, aunque la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se ha comprometido a marcar un tope de 34 céntimos el metro cúbico.

 

Los encargados del recurso ante el Supremo serán los mismos servicios jurídicos de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia que elaboraron las alegaciones con las que el Consejo de Estado “censuró las intenciones de Pedro Sánchez”, anunció el presidente.

 

“No voy a tolerar que Pedro Sánchez recorte el 50% del trasvase Tajo Segura. No voy a tolerar que reduzca hasta 110 hectómetros cúbicos de envíos anuales a nuestros ciudadanos y especialmente a nuestros agricultores. No voy a tolerar que Pedro Sánchez mande al paro a miles de trabajadores en el Levante. No voy a consentir que Pedro Sánchez, empobrezca a la Región de Murcia con sus decisiones”, se comprometió López Miras.

 

Según el presidente, el 24 de enero de 2023 “quedará marcado, por desgracia, en la historia de la Región de Murcia y de España”, por un recorte que calificó como “el mayor ataque político perpetrado contra la Región de Murcia en las últimas décadas”, ya que “políticos que no han pisado nuestros campos ni nuestras huertas han sentenciado de muerte el trasvase”.

 

“El agua desalada no es una alternativa”

 

El máximo responsable autonómico se mostró muy crítico con la alternativa de la desalación planteada hoy por la ministra Teresa Ribera, y afirmó que “sustituir un recurso de gran valor como el agua del trasvase por agua desalada no es una alternativa, como la propia ministra sabe, aunque no lo haya dicho hoy tras el Consejo de Ministros”.

 

Para el presidente, el agua desalada no es una solución “porque no tiene la calidad necesaria para regar los cultivos, porque su precio la hace inviable y porque desde el punto de vista medioambiental es incompatible con la era en la que vivimos: mucho más contaminante y derrochadora de energía. Todo esto lo sabe la ministra y hoy lo ha ignorado. Ha mentido”.

 

“Una de las pocas cuestiones en las que Sánchez decía la verdad”

 

“Cuando Pedro Sánchez avanzó en 2018 que se proponía el fin del trasvase, era una de las pocas cuestiones en las que decía la verdad”, criticó López Miras, quien censuró que el Gobierno central “ha ignorado las recomendaciones del Consejo de Estado y ha aprobado un texto que no tiene coherencia ni criterios técnicos que lo ampare”.

 

Ese dictamen del Consejo de Estado “reconoció las deficiencias en la tramitación, la inseguridad jurídica que generaría su aprobación y la falta de transparencia durante el debate en el Consejo Nacional del Agua”, pero lo que para López Miras resulta “aún más grave, y que de nuevo el Consejo de Estado puso sobre la mesa”, es “la arbitrariedad del Gobierno de España a la hora de fijar los caudales ecológicos del Tajo. Han aprobado incrementar el volumen de agua en ciertos puntos sin establecer antes criterios o metodología”.

Deja un comentario