IU-Verdes Lorca afirman que ellos son los que han consiguido que se implante una sala de estudios en La Viña

La actuación fue una exigencia de esta formación que quedó plasmada en el acuerdo de Presupuestos municipales para 2022, que pudieron salir adelante con los votos de los concejales Pedro Sosa y Gloria Martín

Los concejales de Izquierda Unida-Verdes de Lorca, Pedro Sosa y Gloria Martín, han mostrado su satisfacción por la próxima apertura de una sala de estudios 24 horas en el barrio de La Viña. Se trata de una de las actuaciones exigidas por esta formación en el pacto de Presupuestos municipales para 2022, que salieron adelante en junio gracias al voto de los dos ediles de izquierdas, que fueron imprescindibles para aprobar las cuentas del Ayuntamiento.

No obstante, Sosa y Martín han lamentado un nuevo ejemplo de falta de lealtad por parte de Mateos, quién “ha convocado de tapadillo a la prensa” para evitar que en su “posado” en el local en obras “apareciéramos los dos concejales que hemos hecho posible esta inversión para los estudiantes de barrios obreros como San José y La Viña”. “Es la constatación de la falta de rigor, seriedad y nobleza de un alcalde cuya palabra no vale nada”, dijeron al respecto. Los concejales de IU-Verdes recordaron que el pacto de presupuestos incluía el compromiso de que “se contaría con nosotros para la toma de decisiones y el seguimiento de las actuaciones que están en los presupuestos porque nosotros así lo exigimos”. Sin embargo, “la tónica habitual es que Diego José Mateos no dé explicaciones de nada, y se cuelgue medallas que no le corresponden”. Esa “falta de ética política” –dijeron– no es la manera más inteligente ni más útil para los lorquinos de construir una relación entre dos partidos que están condenados a entenderse por el bien del municipio.

Además, Sosa y Martín han criticado que, en seis meses, el Ayuntamiento no haya encontrado aún un local adecuado para completar el acuerdo presupuestario con la apertura de otra sala de estudios en el barrio de San Cristóbal, lo que denota “escaso interés” por las necesidades de los jóvenes rabaleros. “No entendemos que teniendo garantizada la partida económica, tarden medio año para encontrar un emplazamiento”.

Deja un comentario