CECLOR demanda que se ejecuten las inversiones previstas en años anteriores

Y que se cumplan los plazos previstos para las que ya están en marcha.

Juan Jódar: “Defendemos la constitución de una institución ferial, de colaboración público-privada. Gestión profesional, que defienda una cuenta de resultados y rinda cuentas a las instituciones”

La Confederación de empresarios de la comarca del Guadalentín culmina el año haciendo balance. La incertidumbre de gran parte de 2022 y las perspectivas de 2023 posponen la ansiada recuperación tras la pandemia.

Aun así, hay muchos avances que celebrar que afectan a Lorca y la comarca. Es el caso de las infraestructuras como la ronda de circunvalación de Lorca, la plaza de toros o la ronda de San Antonio
“cuya conclusión parece que llega para el primer semestre de 2023 y que van a posibilitar que Lorca, como cabecera de comarca, vuelva a ejercer de locomotora del desarrollo del Guadalentín”. También el recinto ferial de Lorca, que nos brinda multitud de oportunidades. CECLOR es partidaria de una explotación profesionalizada, por lo que “defenderemos la constitución de una institución ferial, de colaboración público-privada”, para logar posicionamiento nacional, que rentabilice la inversión y genere actividad y riqueza. Jódar: “Gestión profesional,
que defienda una cuenta de resultados y rinda cuentas a las instituciones”.

De cara a 2023, la reciente captación de 400.000 euros en fondos del ayuntamiento para la recuperación del Casco Histórico “es el camino”.  CECLOR además espera su declaración como proyecto de interés estratégico regional en los próximos días. A parte de este entorno afectará la nueva ordenanza de ruidos y vibraciones de Lorca    que el sector espera que se apruebe durante los primeros días de enero. La normativa “está bendecidapor los profesionales y por los vecinos, ahora solo queda cumplir con su aprobación política”.

La industrialización requiere de atención constante. Para la confederación es capital ampliar las zonas habilitadas en la comarca,  para lo que es fundamental que se ejecuten inversiones previstas en años anteriores. Es el caso del Colector Sur de Saneamiento. Otro frente abierto para los empresarios son los trámites burocráticos. CECLOR pide su reducción con el fin de facilitar el asentamiento de nuevas empresas que puedan generar riqueza y empleo.

Juega en contra del avance socio-económico la incertidumbre instalada. Por eso, CECLOR espera que los presupuestos de 2023 terminen siendo aprobados el próximo 29 de diciembre “para acotar las actuaciones que tienen previsto y proponen desarrollar, adaptando las inversiones al momento en el que estamos, sin prorrogar presupuestos que en algunos
casos, no están actualizados”.

Otra fuente de incertidumbre es la reducción del trasvase. Cuando el incremento del caudal ecológico se proponía a 8,6 m3 por segundo, suponiendo un recorte del trasvase cercano al 50 % del agua trasvasada, la pérdida económica directa para la comarca del Guadalentín se estimaba cercada a los 45 Millones de euros anuales en generación de valor, y superior a los 1.500 puestos de trabajo directos. “Esperamos que en el 2023 se aclaren las reglas de juego para que nuestra actividad se pueda realizar y planificar con normalidad”.

En lo laboral, con las últimas actuaciones legislativas del Gobierno de España, “estamos viendo un distanciamiento de los empresarios, que no tiene ningún sentido, y que conviene subsanar por el bien común”. Para CECLOR, la ley de Familias se ha desarrollado sin contar con los empresarios, polarizar en la mesa de negociación colectiva “solo nos enfrenta, haciendo nuestra sociedad más débil”.

Deja un comentario