Saltar al contenido

Test de antígenos: vender a pérdidas o retirar el producto

enero 14, 2022

Los consumidores denuncian que aún hoy pagan dos o tres veces más por un test que este sábado costará 2,94 euros

La regulación por parte del Gobierno del precio máximo de los test de antígenos en 2,94 euros a partir de mañana ha generado malestar en todos los sectores. Los farmacéuticos aseguran que perderán dinero; y los consumidores que aún son más caros que en la mayoría de los países europeos.

MurciaEconomía ha pulsado el ambiente entre unos y otros. Y lo ha hecho tras recibir una llamada de un contagiado por covid que ante el tiempo trascurrido desde que se lo diagnosticaron quería comprobar si seguía con el coronavirus. El resultado de la prueba en este caso no era determinante, si no que quería denunciar públicamente que había pagado seis euros por un producto que mañana costará 2,94 euros.

La farmacia en cuestión, ubicada en Cartagena, se defiende y carga contra el Gobierno por la tardanza en dictaminar un precio máximo. “Ese test lo hemos pagado nosotros a 3,43 euros, nuestro beneficio ha sido de 2,57. Y desde mañana perderemos con cada uno de ellos 49 céntimos”, afirma la farmacéutica, quien incluso deja entrever que muchos compañeros están dispuestos a retirar los test como “escarmiento” al ministerio de Sanidad.

En Murcia también se ha sondeado a farmacéuticos. En esta ciudad, en las tres farmacias consultadas, el precio aún es superior y hasta que este sábado entre en vigor la resolución 560 de la Dirección General de Farmacia se seguirán cobrando entre ocho y nueve euros. El motivo, el mismo: que se han adquirido en torno a los cuatro euros e incluso por encima de los cinco euros.

También se les ha preguntado si están dispuestos a retirar los test adquiridos por encima de los 2,94 euros. La respuesta es que verían adecuada la medida, pero que debería ser generalizada en todas las farmacias, por lo que no creen que vaya a ocurrir.

En el otro extremo se sitúan los consumidores, quienes organizados en asociaciones como Facua consideran “una tomadura de pelo” un precio máximo de los test a 2,94 euros “permitiendo aún un margen descomunal”. Se preguntan cómo se ha tardado tanto en fijar un precio máximo y cómo es posible que mientras en Alemania se venden a 1,75 euros; en Portugal, a 2,1 y en Grecia, a 2,7; en España sigan por encima de estos precios.

Lo único cierto hasta ahora es que quien hoy quiera hacerse la prueba debe aceptar lo que le pida la farmacia, y que a partir de mañana será el farmacéutico quien debe decidir si vende a pérdidas o retira el producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: