Saltar al contenido

Reclaman que el actual gobierno local deje de poner impedimentos a los vecinos de barrios y pedanías para celebrar sus fiestas tradicionales

noviembre 19, 2021

Los populares proponen que sea el ayuntamiento el que proporcione a los colectivos vecinales el Plan de Contingencia que ahora les exige para celebrar sus fiestas. Es una forma de eludir cualquier tipo de responsabilidad y desentenderse de todo, un “ahí te las apañes”, algo que jamás había ocurrido.

La concejal de Participación Ciudadana en el ayuntamiento de Lorca por el Partido Popular, Mari Huertas García, ha propuesto que el Consistorio Municipal facilite a los colectivos vecinales de nuestros barrios y pedanías encargados de la organización de las tradicionales fiestas populares, un plan de contingencia que incluya las medidas preventivas señaladas en las guías elaboradas por la Consejería de Salud y el Ministerio de Sanidad para facilitar la celebración de estos eventos. Se trata de un documento que el gobierno de Mateos exige ahora a los vecinos.

García Pérez ha afirmado que hemos tenido acceso al documento de declaración responsable que se les obliga a firmar, y resulta que es más fácil obtener la nacionalidad española que organizar unas fiestas vecinales. Bastante trabajo realizan ya los vecinos de nuestros barrios y pedanías, de forma totalmente altruista y desinteresada, como para que encima el actual gobierno local se haya sacado de la manga una obligación de estas características, que se está convirtiendo en un impedimento ante el que algunas pedanías han terminado por desistir de la celebración de sus tradicionales fiestas.

Entendemos que la administración municipal debe facilitar la realización de estos trámites, en lugar de andar poniendo obstáculos a la iniciativa de los ciudadanos. Hemos de tener en cuenta que se trata de fiestas que se vienen desarrollando durante décadas y que forman parte de la tradición de cada pueblo.

Es evidente que, habida cuenta de la actual coyuntura provocada por la pandemia de Covid, la realización de estas fiestas debe contar con las debidas precauciones, pero esto no puede servir de excusa para que el gobierno de los socialistas descargue toda la responsabilidad y se desentienda de las fiestas populares. Es una forma de eludir cualquier tipo de responsabilidad y desentenderse de todo, “ahí te las apañes”, algo que jamás había ocurrido. La administración tiene que estar al servicio del ciudadano, en vez de complicar cada vez más y fabricar nuevas trabas e impedimentos.

 

Resulta claramente inapropiado que mientras el gobierno del PSOE derrocha en conciertos que cuestas a las arcas municipales 1.000 euros por cada minuto, a los vecinos de barrios y pedanías se les impongan unos requisitos que terminan por desanimar a cualquiera.

 

Este problema se hubiera evitado si el Sr. Mateos hubiera cumplido con su compromiso de poner en marcha las Juntas Vecinales, puesto que los ciudadanos ya contarían con los recursos necesarios para hacer frente a este tipo de trámites administrativos con mayor solvencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: