Saltar al contenido

La sequía amenaza al campo con una siniestralidad de cientos de millones

febrero 12, 2022

La prolongada escasez de lluvias que sufre en este momento gran parte de España amenaza al sector agrario con una siniestralidad por sequía que en los ejercicios más recientes con daños importantes por este fenómeno llegó a alcanzar los 210 millones de euros en indemnizaciones para los asegurados.

Esa cifra se registró en 2012 el año con mayores indemnizaciones de la historia (un total de 732 millones); y cinco años después, en 2017, se vivió otro episodio de sequía que supuso indemnizaciones por 143 millones de euros, según Agroseguro.

En este 2022, de nuevo tras un periodo de cinco años, ya han saltado las alarmas por la falta de precipitaciones, aunque aún es pronto para hacer una estimación de siniestralidad y si lloviera en las próximas semanas se podría atenuar la situación, han comentado a Efeagro fuentes del sector.

Las regiones de la mitad sur de España, junto a algunas zonas de Castilla y León, Cataluña y la Comunidad Valenciana, son las más afectadas, sobre todo en los cereales, las leguminosas, los hortofrutícolas y los pastos para la ganadería, y si la sequía persiste también sufrirán el almendro, el olivar y el viñedo.

El regadío también se ve afectado, con embalses bajo mínimos como los de la cuenca del Guadiana (al 30,5 % de su capacidad), y los del Guadalquivir (28,5 %), y en ambos ya hay restricciones al uso industrial del agua.

El Gobierno central asegura que tomará las medidas que sean necesarias, al tiempo que promueve el regadío sostenible con eficiencia energética y el uso de aguas reutilizadas o regeneradas, mientras que desde las comunidades autónomas se plantean diferentes soluciones según su realidad.

PREOCUPACIÓN EN ANDALUCIA, CASTILLA-LA MANCHA Y EXTREMADURA

La situación es especialmente "crítica" y "preocupante" en Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura, han señalado fuentes del sector, con una amenaza "real" de echar por tierra los cultivos si no llueve en las próximas semanas, mientras que la ausencia de pastos obliga a alimentar al ganado con piensos y aumenta los costes.

Los cereales, las leguminosas, las hortofrutícolas y el ajo están en peligro en esas regiones, con especial inquietud en Extremadura por el arroz, donde también se presenta "muy complicada y con restricciones" la campaña de riego, han asegurado desde la Junta, con la Confederación Hidrográfica del Guadiana limitando el uso del agua.

CATALUÑA, MURCIA Y VALENCIA TAMBIÉN SUFREN

Algunas zonas del norte de España también se están viendo afectadas y en Cataluña la sequía está provocando ya la pérdida de alrededor de un 30 % de las cosechas de trigo, maíz y cebada, una cifra que aumenta un 10 % cada semana que sigue sin llover, han alertado desde la organización agraria JARC.

Si no llueve, las previsiones de pérdida rondan entre los 300 y los 500 euros por hectárea, y en Cataluña existen alrededor de 6.000 hectáreas de cereal de secano, han asegurado las mismas fuentes.

La situación en la Comunitat Valenciana no es tan alarmante, aunque AVA-Asaja ha indicado que ya está teniendo consecuencias negativas en los cereales de secano y que el almendro, ahora en fase de floración, también puede sufrir mermas de cosecha, así como viñedo y olivar, si persiste la sequía.

En Murcia, el Gobierno autonómico ha indicado que "hay cierta preocupación" en algunas zonas y que los cultivos que más sufren un año de sequía son la viña, el olivar, el almendro y los cereales, junto con lo que puedan suponer las restricciones en cuanto a dotación de agua en el regadío.

LAS MEDIDAS PLANTEADAS

La comunidades autónomas de Madrid y Castilla y León no se están viendo afectadas de momento, han asegurado sus Gobiernos a Efeagro, aunque tienen planes de acción por si la situación se recrudece y la Junta, por ejemplo facilitaría préstamos preferenciales, puntos de agua para ganadería extensiva y deducciones fiscales.

El resto también lleva a cabo planes de acción y en Castilla-La Mancha la Junta defiende un proyecto que ha iniciado con los Países Bajos sobre la gestión integrada de agua y suelo, a la vez que realiza inversiones en regadíos por 184 millones de euros, mientras Asaja pide planes de cuenca que "miren por los agricultores".

En Extremadura, además del reparto de agua, la Junta ha solicitado al Gobierno central una "norma urgente" que ampare medidas como exenciones fiscales o ayudas a los agricultores, en tanto la organización agraria UPA-UCE reclama ayudas directas, moratorias en préstamos y exenciones de tarifas para los regantes afectados.

El Gobierno de Andalucía aprobó en 2021 un mecanismo para poder adelantarse a la escasez hídrica y ejecutar obras en una comunidad en la que las organizaciones agrarias instan a ayudar a los sectores más perjudicados, mejorar las infraestructuras y controlar los regadíos ilegales.

La Generalitat de Cataluña precisa que ya hay restricciones en el uso agrícola del agua en el ámbito del Fluvià-Muga (Girona), mientras los productores esperan la llegada de las ayudas de Agroseguro y, entre las asociaciones, Unió de Pagesos cree que hay que replantearse la gestión del agua y fomentar el uso de plantas desalinizadoras.

En la Comunidad Valenciana, la organización AVA-Asaja exige que se mantengan los caudales para riego del trasvase Tajo-Segura, se invierta en obras hidráulicas y se compete la modernización de regadíos.

Finalmente, el Gobierno murciano aboga por mantener el trasvase Tajo-Segura sin recortes de caudales y demanda al Ejecutivo central que estudie la adopción de medidas recogidas en la legislación para garantizar los recursos necesarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: