Saltar al contenido

La prometida zona recreativa y de ocio para los vecinos de Campillo, relegada a un bancal donde pastan las cabras por el total abandono de Diego José Mateos

abril 28, 2022

Lo que el PSOE anunció como un “espacio seguro para el ocio de los vecinos y en especial de los jóvenes”, está plagado de maleza, olvidado y no ha recibido ningún tipo de mantenimiento desde hace meses.

El concejal de Educación en el ayuntamiento de Lorca por el Partido Popular, Pedro Mondéjar, ha exigido el arreglo inmediato de la zona de ocio ubicada en la pedanía de Campillo, que presenta un estado sencillamente vergonzoso. Mondéjar ha visitado esta misma mañana este enclave que se encuentra en las inmediaciones del centro comercial Almenara para corroborar las denuncias vecinales que los residentes de la zona han transmitido al PP a lo largo de las últimas semanas.

 

Pedro Mondéjar ha constatado que lo que el PSOE prometió que se iba a convertir en una zona de ocio vecinal, dotada de todo tipo de equipamientos para el uso y disfrute de los vecinos, incluyendo cocinas para el recreo familiar, espacios deportivos, jardines y arbolado con unas dimensiones de 10.000 metros cuadrados, no es más que un bancal abandonado, en el que no se ha realizado ningún tipo de mantenimiento por parte del ayuntamiento. La consecuencia directa es que el único uso que se da está siendo para que, literalmente, pasten las cabras. Es imperdonable que Diego José Mateos haya dado lugar a esto.

 

Estamos hablando de un descarado engaño a los vecinos, sin ningún tipo de pudor. Tenemos que recordar que el PSOE presentó este proyecto como el hipotético resultado del trabajo conjunto puesto en marcha desde las concejalías de Pedanías, Parques y Jardines, Deportes e Igualdad, pero todo se ha quedado en la foto de aquel día de noviembre de 2020. Sólo han tenido que pasar unos meses para que ese anuncio se haya quedado en un paripé.

 

En estos meses se han olvidado del proyecto, de los vecinos y de las promesas. Las imágenes hablan por sí solas. Allí no se ha visto a nadie en todo este tiempo porque está repleto de maleza que impide la realización de cualquier tipo de práctica deportiva. Resulta ridículo tener que recordar que el PSOE prometió que este bancal para las cabras iba a ser, de acuerdo con sus propias palabras, “un espacio seguro para que los vecinos y vecinas de la pedanía de El Campillo y, en especial, a los más jóvenes para que dispongan de un sitio próximo para divertirse al mismo tiempo que practican deporte”.

 

Pedro Mondéjar ha exigido que el ayuntamiento envíe inmediatamente a este lugar todo lo necesario para proceder al desbroce, limpieza y acondicionamiento general de esta parcela de propiedad municipal, para corregir el pésimo estado que presenta, y de forma paralela se dote a este enclave del equipamiento prometido para que se convierta en lo que verdaderamente debe ser una zona de ocio vecinal. Los vecinos no se merecen que Diego José Mateos haya permitido semejante degradación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: