Saltar al contenido

Continúan las revisiones semanales y los tratamientos contra el mosquito tigre

agosto 10, 2021

El Ayuntamiento de Lorca realiza revisiones semanales de los focos localizados con presencia de mosquito tigre y el tratamiento de imbornales para evitar su propagación.

El concejal de Sanidad, José Ángel Ponce, ha señalado que las primeras trampas para la detección de estos insectos se colocaron el 16 de marzo, adelantándonos un mes al año pasado año, y cada 15 días tiene lugar la recogida y reposición de tablillas su traslado al laboratorio de la Facultad de Biología de la Universidad de Murcia”.

El concejal de Sanidad y Consumo del Ayuntamiento de Lorca, José Ángel Ponce, ha hecho balance de la campaña para el control del mosquito tigre desarrollada durante los últimos meses en los barrios y pedanías del municipio de Lorca.
El concejal de Sanidad y Consumo ha explicado que “el Ayuntamiento de Lorca, a través de la empresa de control de plagas contratada, se han puesto en marcha los tratamientos contra la proliferación de mosquitos que consisten, por un lado, en la realización de revisiones semanales de los focos localizados, además del tratamiento de imbornales para evitar la propagación de estos insectos”.
José Ángel Ponce ha señalado que “este año se han colocado de nuevo 26 trampas dobles de ovoposición en distintas localizaciones del municipio como el centro urbano y las pedanías de la Hoya, Almendricos, Campillo, Ramonete, Zarcilla de Ramos, La Paca, La Parroquia y la Escucha”.
Ponce Díaz ha indicado que “las primeras trampas se colocaron el 16 de marzo, adelantándonos un mes al año pasado año, y cada 15 días tiene lugar la recogida y reposición de tablillas y traslado de las mismas al laboratorio de la Facultad de Biología de la Universidad de Murcia”.
El edil ha detallado que “la trampa consiste en un recipiente cilíndrico de plástico de color negro en el que se introduce una tablilla de madera y se introduce a su vez en otro cilindro metálico que proporciona consistencia al dispositivo. Los recipientes de plástico se llenan con agua, dejando un par de centímetros de la tablilla sin cubrir, se les añade pienso de conejo para que el agua disponga de nutrientes y así atraiga a la hembra de mosquito a realizar la puesta de huevos sobre la tablilla. En cada punto de muestreo se disponen por tanto 2 trampas con una separación de entre 2 y 20 m, poniéndose a la sombra, preferentemente en vegetación y a no más de 1,5 m de altura”.
El concejal de Sanidad y Consumo ha reiterado que “la vigilancia entomológica es clave en la prevención y control de enfermedades vectoriales, que requieren la colaboración y coordinación de múltiples sectores, para lo que la Consejería de Salud ha diseñado un Sistema Regional de Vigilancia del Mosquito Tigre (SRVMT), suministrando material, servicio de análisis y asesoramiento a los Ayuntamientos de la Región, a través del Departamento de Zoología y Antropología Física de la Universidad de Murcia”.
Además, debemos destacar que “el Ayuntamiento de Lorca continúa adherido al Plan Regional de Vigilancia entomológica para mosquito tigre. Los resultados de los distintos muestreos, así como los municipios participantes pueden ser consultados en la página web del Plan regional de vigilancia de mosquito tigre: https://www.um.es/grzba/Vigilancia_Mosquito_Tigre/”.
Por otra parte, José Ángel Ponce ha insistido en que “la colaboración ciudadana también es fundamental para prevenir la proliferación de estas plagas sobre todo en terrenos privados, por lo que es necesario tener en cuanta una serie de recomendaciones como evitar los recipientes en el campo que puedan acumular agua, mantener limpias las canaletas o sumideros, tapar con malla mosquitera bidones de riego que acumulan agua, o cambiar el agua de los bebederos de los animales un par de veces por semana, entre otras”.
El aedes albopictus, comúnmente conocido como “mosquito tigre” es un vector competente para la transmisión de los virus del chikungunya, del dengue y del Zika. La primera vez que se identificó en Europa fue en 1979 en Albania y, más tarde, en Italia. En España fue detectado por primera vez en Cataluña en 2004 y desde entonces ha colonizado progresivamente la costa mediterránea, alcanzando la Región de Murcia en 2011 y el municipio de Lorca en 2015.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: