Black Friday, un problema para los pequeños comercios

Durante estas rebajas se prevé que en España el gasto sea similar a 2021, pero con menos unidades vendidas

El pequeño comercio afronta una de sus batallas más importantes del año: las rebajas. Black Friday es un fin de semana donde comercios mayoristas y minoristas aprovechan para mostrar las mayores ofertas y los mejores descuentos de sus productos. Un periodo que se prolonga hasta el Cyber Monday siendo el pistoletazo de salida de los meses de mayor intensidad comercial, unido a las compras navideñas.

Los comerciantes minoristas prevén que las ventas durante 2022 y 2023 no se dispararán como en años anteriores. El crecimiento negativo de los salarios y el incremento generalizado de la inflación está provocando que los consumidores reduzcan el gasto no esencial. A raíz de los problemas de la cadena de suministro, muchos minoristas reforzaron sus inventarios, alcanzando niveles récord. La principal preocupación de muchos de ellos,  ante la evolución del consumo es el exceso de existencias, por lo que cabe esperar algunos descuentos agresivos. Esto se traduce en mayores costes de almacenamiento, menores márgenes y un empeoramiento del riesgo económico.

Según un estudio publicado por Crédito y Caución en distintos países muestra que en España la probabilidad del gasto en Black Friday sea similar a 2021 debido al efecto de la inflación, pero se venderán menos unidades. En este estudio, destaca que los productos de mayor precio, como son los productos tecnológicos, serán los que más sufran la caída del consumo tras el auge que vivió en la pandemia.

Para los comerciantes minoristas, la tecnología puede ser un gran aliado en sus ventas, asi lo destaca el informe la Unidad de Grandes Riesgos de Crédito y Caución  en «Desarrollar canales digitales eficaces es ahora una necesidad”. Para asegurar su supervivencia a medio plazo, “los minoristas más pequeños deben especializarse y centrarse en mejorar la experiencia de compra, tanto en la tienda como online».
Por otro lado, Crédito y Caución destacan que debido a la situación económica, muchos comerciantes minoristas, prevén un aumento de la morosidad y un incremento interanual de las insolvencias en 2023, afectando principalmente a las empresas más pequeñas.

A pesar de que haber más optimismo por las perspectivas del Black Friday y las compras navideñas, el sector espera un aumento del gasto con respecto a 2021.

Deja un comentario