El Restaurante La Alacena, dona el premio de 500€ de las Jornadas del Pimentón a la ayuda contra el cancer infantil

La hostelería lorquina sigue mostrando su solidaridad y su implicación con las causas que más nos necesitan. El establecimiento asociado a Hostelor ganador de las I Jornadas Gastronómicas del pimentón en Lorca; La Alacena, ha donado íntegramente y por decisión propia su premio de 500 euros a la Asociación «Cosicas de César», para ayudar en la investigación del cáncer infantil.

Esta mañana se ha llevado a cabo la entrega del cheque por parte de Braulio Cantero, gerente de «La Alacena», a Rafa y Lola de Cosicas de César, en un acto apoyado también por el alcalde del Ayuntamiento de Lorca; Diego José Mateos, y el presidente de Hostelor; Jesús Abellaneda.
Un gesto encomiable y que nos anima a todos a seguir contribuyendo para avanzar en la lucha contra esta grave enfermedad.

Sobre las jornadas:
Las I Jornadas Gastronómicas del pimentón en Lorca se celebraron del pasado 21 de octubre al 13 de noviembre, con la participación de 15 establecimientos asociados a Hostelor, que crearon las mejores tapas sobre torta de pimiento molido y crespillo para ofrecer a sus clientes. Una actividad  con objeto de dinamizar nuestra hostelería y nuestra gastronomía local, que tuvo su jornada de degustación y valoración final el pasado martes 8 de noviembre, resultando elegida por críticos gastronómicos y representantes del tejido social económico de Lorca, la tapa elaborada por el restaurante Alacena: pulpo cocido y braseado sobre base de crespillo y parmentier de patata con pimentón. El segundo premio fue para Taberna Cuatro Cantones y el tercero a Taberna La Cepa.
Sobre «Cosicas de César»:
Cosicas de César es el inicio de un proyecto que rinde homenaje a la labor desarrollada por César, un niño con 9 años fue diagnosticado con un tipo de cáncer conocido como Glioma Difuso de la Protuberancia del Tronco Encefálico (DIPG).
Durante su enfermedad, César no podía acudir al colegio y tuvo que recibir terapia ocupacional. En ese periodo comenzó a hacer manualidades de forma artesanal, como por ejemplo, jabones, llaveros, etc. A estos productos los denominaba «cosicas».  La finalidad de esta actividad era poder recaudar dinero para comprar naves de LEGO,  ya que era una de sus pasiones.
El 16 de enero de 2020, la familia y amigos de César cogieron el relevo y retomaron el inicio de esta labor, cuyo principal fin fue destinar todo lo recaudado de las “COSICAS DE CÉSAR” a ayudar en la investigación del cáncer infantil.

Deja un comentario