La inflación no frena a la restauración, que prevé altos ingresos en 2023

Un 80% de las cadenas confía en aumentar su facturación y, pese a la subida de precios, casi el 60% tiene previsto incrementar su plantilla y abrir nuevos locales

Las cadenas de restauración cuentan con unas previsión de ingresos y aperturas de locales mayor que en 2022 incluso, contando con la subida de la inflación en la economía

 

Desde hace unos meses, la inflación se hizo hueco en nuestro país reflejando la devaluación de la moneda y, consecuentemente, una disminución del poder adquisitivo de las familias. Y, aunque los datos para finales de este 2022 suponen una reducción del consumo del ocio, alimentación y demás productos y servicios debido a la inflación, la restauración prevé altos ingresos para 2023.

 

Un 80% de las cadenas de restauración afirma aumentar su facturación en el próximo año, y, a pesar del impacto de la inflación de este año, casi el 60% tiene la previsión de incrementar su plantilla y abrir nuevos locales.

 

En concreto y según los datos recogidos por el Observatorio 2022 de la Restauración de Marca, elaborado por Marcas de la Restauración, The NPD Group y KPMG en España, la restauración parece que tiene motivos para mostrarse optimista en 2023 ya que, en base a los datos, se ha visto un incremento de las ventas en función de años anteriores y la inflación no parece pararlas.

 

El responsable de consumo y retail de KPMG España, Enrique Porta, comentaba durante la presentación del informe que “el sector cree que el cierre de 2022 va a ser excepcional, con el 93% de las empresas esperando elevar sus ventas, de las cuales el 57% lo hará a doble dígito, mientras que en 2023 se espera seguir creciendo, a lo mejor a un ritmo inferior, a pesar de los nubarrones. Todo el mundo prevé seguir abriendo locales y creando empleo. Se trata de un sector que tira del empleo, del crecimiento y del desarrollo económico que hay que poner en valor», aseguraba.

 

De la misma manera, este informe que especifica el posible aumento en las ventas en todo el sector de la restauración, también señala los retos laborales e incertidumbres en cuanto al sector del turismo, ya que tras la pandemia, han seguido obteniendo datos bajos.

 

Javier Guerrero, director de Vestir Event, afirma que “la mantelería para restaurantes ha sido el segmento de producto que más crecimiento ha experimentado durante el segundo y tercer trimestre del año en todo el conjunto nacional.”

 

Por ello, ha sido el sector de la restauración el primero en querer adaptarse a esta situación y abrir nuevos locales para poder ampliar sus beneficios y no quedarse estancados, trabajando en la reducción de costes y mejorando la eficiencia de los procesos, además claro, de apostar por la sostenibilidad y por la economía circular en nuestro país.

 

El consumidor aumenta el gasto en foodservice

 

Aunque de media a los consumidores la inflación les ha afectado en cuanto a sus gastos y consumiciones diarias, este escenario no ha parecido verse influido en el foodservice.

 

Tras la pandemia, la frecuencia del foodservice en el consumidor se consolidó recuperando todo lo que se había perdido años anteriores, ya que actualmente, se gasta un 26% más respecto a 2021 y se espera que las visitas crezcan en 2023.

 

De esta forma, el consumidor español ya gasta más en este estilo de comida que en prepandemia, aunque con menor capacidad adquisitiva, de ahí que hayan aumentado las promociones. Esto supone una mejora para la restauración, ayudando y confirmando la previsión de altos ingresos para el próximo año. Y es que, según los informes presentados por este sector, “los consumidores son la gasolina que nos hace crecer”, comentan.

 

No se han establecido unas pautas firmes en cuanto a este crecimiento para 2023 pero sí se ha confirmado que los datos y números que salen en las estadísticas que prevé la restauración, supone un cambio y adaptación a la economía de manera favorable para el sector, a pesar de la inflación en el país.

Deja un comentario