Los vecinos del Quijero sufren el agrietamiento de sus casas, rotura de paredes y hundimiento del suelo por culpa de las obras municipales en su calle

5 días después de que se produjeran los hechos, el actual gobierno local no ha mandado a nadie para atender a los afectados. El PP exige la presencia “ipso facto” de técnicos municipales para evaluar la habitabilidad de los inmuebles.

Se tienen que tomar decisiones hoy mismo. En caso necesario, las familias tienen que ser realojadas. El pasado viernes los vecinos escucharon un ruido fuerte y las casas comenzaron a agrietarse. Las roturas se extienden por escaleras, cocinas, fachadas, tabiquería…

Decenas de vecinos residentes en viviendas de la calle Tomás Arderíus Sánchez-Fortún, conocida popularmente como Quijero, están sufriendo el deterioro de sus casas por la ejecución de obras por parte del Ayuntamiento en la zona. Se trata de ciudadanos que desde hace varios meses están trasladando a los responsables municipales los problemas que se estaban registrando en sus viviendas, sin que haya habido respuesta alguna por parte del actual gobierno local. La situación alcanzó el pasado viernes un punto alarmante, cuando los vecinos, encontrándose en el interior de sus casas, escucharon un estruendo tras el cual comenzaron a comprobar cómo las paredes, techos y cajas de escaleras de las casas se llenaban de grietas.

 

El concejal de Fomento en el ayuntamiento de Lorca por el Partido Popular, Ángel Meca, que mantiene contacto directo con los vecinos desde el momento de los hechos, se ha vuelto a personar esta misma mañana en el lugar para comprobar la evolución de los daños, que están empeorando sensiblemente a medida que pasan los días. La situación es “vergonzosa”, “cinco días después de que se denunciara

n estos problemas el actual gobierno local no ha mostrado ningún tipo de interés, ni ha atendido a los vecinos y sigue haciendo creer que aquí no ha pasado nada”. Exigimos que se desplacen inmediatamente técnicos de urbanismo para verificar el estado de las viviendas, establecer el alcance de los daños y verificar qué es lo que sucede, por qué se ha hundido el suelo de las viviendas y cómo es posible que hayan surgido grietas en las que ya no es que quepa una mano, es que entra un brazo por completo.

 

Desde el PP han advertido que, ante la gravedad de los hechos, se tienen que tomar decisiones ya, porque la situación perjudica a familias humildes, a las que las obras les están afectando en su día a día, hasta convertirse en un auténtico calvario. Primero les cortaron los árboles tras engañarles asegurando que los iban a trasplantar, y ahora les han destrozado sus casas. Tiene que haber hoy mismo una intervención urgente por parte de nuestro Ayuntamiento, y si es necesario desalojar alguna vivienda y realojar a sus vecinos, están tardando. La falta de atención

 

No pueden condenar a las familias, después de todo lo que están teniendo que “tragar” a soportar ahora una maraña de trámites entre compañías de seguros, técnicos y burocracia. El Ayuntamiento tiene que asumir su responsabilidad, ya que es una obra de titularidad municipal. Los vecinos no se merecen esto. El suelo se ha hundido, hay paredes reventadas y azulejos rotos, las puertas ya no cierran porque se han descuadrado, entre otros daños.

Deja un comentario