Ven peligrosa la desembocadura de la Rambla Salada y la Rambla de los Arcos en el Guadalentín

Dos de las ramblas principales que desembocan en el Guadalentín, la Rambla Salada y la de Los 17 Arcos, lo siguen haciendo a través de embudos peligrosos para personas y propiedades

La falta de limpieza, delimitación, vigilancia y sanción, junto a usos inadecuados de las mismas y obras irregulares en los tramos finales de sus cauces antes de llegar al Guadalentín, volverán a generar problemas a vecinos y propiedades de los entornos de la Diputación de Río y de El Consejero

Sosa hace responsables de lo que pueda pasar al Gobierno local del PSOE y a los jefes de la Confederación Hidrográfica del Segura y urge a los primeros a defender a los lorquinos frente a la inoperancia y opacidad de la CHS

09.11.2022. El portavoz local de IU-V, Pedro Sosa, con un amplio reportaje fotográfico en el que fundamentar e ilustrar su intervención, ha citado esta mañana a los medios de comunicación de Lorca para denunciar la situación irregular -y peligrosa- que, en vísperas de un anunciado episodio de gota fría en la Región de Murcia, presentan dos importantes ramblas de las que más caudal aportan a la cuenca del Guadalentín cuando se producen días lluviosos. Se trata de la Rambla Salada y de la Rambla de Los 17 Arcos, que recogen, respectivamente, el agua de dos importantes cuerdas montañosas: la de las umbrías de la sierra de Tercia y de la sierra del Caño y la Torrecilla.

Por lo que hace a la primera, la Rambla Salada, Sosa ha enseñado a los medios de comunicación fotografías de parte de su tramo final. Un tramo que discurre entre el paso de la rambla por la carretera de Caravaca, algo más arriba de la estación gasolinera BP, con un puente de cinco ojos que tienen una luz más o menos suficiente para drenar convenientemente las pluviales que les llegan, y el paso de la rambla algo más abajo del bar Déficit, justo antes de su desembocadura en el Guadalentín. En ese tramo de apenas dos kilómetros, Sosa denuncia que existen: un desvío artificial del cauce, basura acumulada por falta de limpieza crónica, invasión del cauce por usos privados y lucrativos y finalmente un estrechamiento de la rambla, a modo de embudo, para desaguar caudales por un solo ojo, embozado de maleza, basura y obras irregulares tal y como se aprecia en la fotografía que adjuntamos.

En ese tramo inicial de la carretera vieja del pantano de la Diputación de Río que comunica Lorca con los núcleos de El Salto y la Huerta del Nublo, y en el que convienen usos residenciales e industriales, ha quedado más de una vez cortado por el desbordamiento de las aguas de la rambla que han inundado casas, cultivos y negocios.

Otro tanto cabe decir de la Rambla de “Los 17 Arcos”. Sosa ha enseñado como esa rambla, que encauza las aguas de una amplia cuerda de montañas, necesitó en el siglo XVIII de un acueducto de 17 arcos y 198 metros. Ahora, medio kilómetro más abajo en dirección al Guadalentín, cuando la rambla atraviesa la carretera que comunica Lorca con el Pantano y con La Parroquia, esos generosos 17 arcos se convierten en un embudo de 4 agujeros que ya ha generado, en días de lluvias intensas, siniestros humanos y económicos.

Para el portavoz de IU-V, la falta de limpieza, la no delimitación de los cauces, la ausencia de vigilancia y sanción, junto a usos inadecuados de las mismas y obras irregulares en los tramos finales de sus cauces antes de llegar al Guadalentín, volverán a generar problemas a vecinos y propiedades de los entornos de la Diputación de Río y de El Consejero cuando lleguen las lluvias. Y, en tal sentido, ha vuelto a señalar como responsables de lo que pueda pasar al Gobierno Local del PSOE y a los jefes de la Confederación Hidrográfica del Segura.

Sosa ha urgido al alcalde y a los concejales con competencias en estos asuntos a defender a los lorquinos frente a la inoperancia y opacidad de la CHS.

Deja un comentario