La gasolina, otra vez por las nubes y el Gobierno se piensa si eliminar la bonificación al combustible

Ante la escalda de precios y la posible decisión del Ejecutivo, las autoescuelas exigen ser incluidas como sector afectado si se retira el descuento de 20 céntimos por litro

La tendencia a la baja que los precios de los combustibles experimentaron en agosto y septiembre se acabó. Al inicio del mes de octubre, a raíz de los últimos acuerdos tomados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo –OPEP–, los precios han vuelto a ascender alarmantemente superando ya los 2 euros por litro en muchas provincias. Numerosos expertos creen que los precios en el mercado del crudo no bajarán a medio plazo y que el precio de la gasolina y, sobre todo, del gasóleo, continuarán ascendiendo durante el 2023.

En ese sentido, y pese a que el sobreprecio de los combustibles continúa siendo alarmante, el Ejecutivo parece dispuesto a no prorrogar la bonificación de los 20 céntimos por litro más allá de finales de año, si bien deja la puerta abierta a ayudas al sector del transporte.

Desde CNAE se advierte de que, de eliminarse la ayuda de 20 céntimos por litro a las autoescuelas, se pondría en serio riesgo la enseñanza de la conducción. «Por motivos obvios, los combustibles representan una parte fundamental en la estructura de costes de nuestros centros. Además, las autoescuelas suscriben con sus alumnos un contrato que incluye el precio de la docencia, el cual no se puede modificar, aunque la factura del combustible siga aumentando. Hoy en día cualquier sobrecoste añadido puede resultar fatal para un sector que da trabajo directo a más de 35.000 familias y que es clave en lo que respecta a la vertebración territorial y la seguridad vial del país», explica el presidente de CNAE, Enrique Lorca.

Por otro lado, la patronal apunta a que no se puede repetir la exclusión que sufrieron las autoescuelas respecto a las ayudas directas al transporte, pactadas en marzo de este año por el Ejecutivo y el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), por el mero hecho de no pertenecer a dicho comité. «Las autoescuelas desempeñan una función auxiliar y fundamental para el sector del transporte en la medida en que son las que forman a los aspirantes para la obtención de permisos de conducción y, además, la mayor parte de centros de certificados de aptitud profesional (CAP), necesarios para convertirse en conductor profesional, son autoescuelas.», sentencia Enrique Lorca.

Deja un comentario