Los vecinos de pedanías llevan esperando tres años la redacción del estudio de viabilidad del Taxi Rural

El gobierno socialista mintió a los componentes de la mesa del transporte. Hace ahora un año se comprometió a convocar esta mesa “en breve” porque “tenía proyectos que presentar”. Ni se convocó en ese momento, ni lo ha hecho nunca.

Juan Miguel Bayonas, concejal de Transportes por el Partido Popular en el Ayuntamiento de Lorca, ha denunciado el retraso injustificado y el incumplimiento de la convocatoria de la mesa del Transporte en pedanías, que lleva sin reunirse desde marzo de 2020 y que tenía como objetivo mejorar la comunicación de las pedanías con el casco urbano de la ciudad.

De hecho, esta Mesa, compuesta por representantes de los diversos grupos políticos municipales, técnicos municipales, asociaciones de vecinos, Espartaria y la Cooperativa de Taxistas de Lorca, sólo se ha reunido una vez en la presente legislatura. En aquella ocasión, el gobierno socialista se comprometió a presentar el estudio de viabilidad “en breve”. Curioso concepto de la brevedad el de los socialistas, porque casi tres años después, ni hemos tenido más noticias, ni se nos ha vuelto a convocar.

Resulta sorprendente que, tras nuestra última denuncia pública al respecto, la edil de transportes comunicara el pasado 17 de noviembre de 2021, hace casi un año, la inminente convocatoria de esta Mesa porque “tenían proyectos que presentar”. Estamos expectantes por conocerlos, ya que por el tiempo que están tardando, deben ser de una magnitud ignorada aún por la humanidad.

Desde el Grupo municipal Popular propusimos que el ayuntamiento agilizara la entrada en servicio de la experiencia piloto del Taxi Rural, una iniciativa que el actual alcalde lleva retrasando dos años y medio, tiempo más que suficiente para haber sacado alguna conclusión de los supuestos estudios que prometieron realizar.

Hemos de lamentar, en este sentido, que también han incumplido los compromisos adquiridos por el Sr Mateos sobre la compra de nuevos autobuses para el transporte urbano. De hecho, no ha incorporado ninguno. A pesar de que prometió renovarlos, todos os que hay son de segunda mano.

Es evidente que el ayuntamiento tiene que aprovechar la nueva situación de que disfruta, puesto que a la extinción de los permisos que hasta diciembre de 2019 impedía abrir nuevas líneas, se suma el hecho de que ahora disponen de más dinero que nunca, y se van a gastar 10,5 millones de euros del ahorro de todos los lorquinos en sus obras electoralistas, pero no son capaces de poner en marcha nuevas comunicaciones con las pedanías como prometieron. En definitiva, hay dinero y no hay problemas administrativos, por lo que es el momento idóneo y la situación que antes no se daba.

El actual alcalde ha dejado pasar ya tres años sin mover ficha y su falta de trabajo ha provocado que se haya perdido, por ejemplo, la línea que prestaba servicio a los vecinos de Ramonete.

La aportación de Mateos al transporte de pasajeros en esta legislatura ha sido recortar líneas, horarios y servicios, como el del autobús que enlazaba el aparcamiento del Artés Carrasco con el hospital. Hemos de recordar que, desde el Partido Popular, bajo un escenario económico asfixiante, tuvimos que rescatar la concesión de transporte urbano otorgada en su momento por el PSOE por un periodo de 20 años, licitar el servicio y, finalmente, municipalizarlo por el bien de los lorquinos. Fueron decisiones ejercidas con responsabilidad, con las que se corrigió el problema de un servicio que no respondía a las necesidades de los ciudadanos.

A pesar de todo, abrimos nuevas líneas de autobús con las pedanías de Tercia, Marchena, Cazalla y Tiata, además de establecer un nuevo recorrido que enlaza con el polígono industrial Saprelorca, gracias a que no tenían concesión en vigor. Es lo mismo que ocurre ahora en el resto de diputaciones, por lo que el ayuntamiento está en la obligación de aprovechar la oportunidad.

Deja un comentario