El abandono de los barrios altos y el casco histórico provoca focos de insalubridad en varias calles de San Pedro y Santa María, repletas de heces y basura

Fulgencio Gil exige un Plan de Choque para limpiar las calles, eliminar los focos de insalubridad, de forma paralela a un estricto cumplimiento de la normativa urbanística. “No pueden utilizar el incivismo como excusa para abandonar a todos los vecinos”.

Suciedad, calles insalubres, montones de excrementos de animales e inmuebles convertidos en escombreras y basureros jalonan varias calles del barrio de San Pedro. La degradación generalizada está provocada por el abandono de todas las tareas municipales de limpieza, desinfección y mantenimiento. La desidia ha convertido varias zonas de los barrios altos en focos de pestilencia, a lo que se suma la pésima gestión en materia de vigilancia en sus calles y el flagrante abandono del cumplimiento de la legalidad urbanística. El incivismo no se combate con el abandono, sino haciendo cumplir la ley, y no puede servir jamás de excusa para abandonar a todos los vecinos. La nula gestión y el olvido al que han condenado a la zona no han servido más que para empeorar la situación, alimentar el problema y perpetuar sus errores.

 

El presidente del PP lorquino, Fulgencio Gil, ha trasladado las quejas ciudadanas por el estado de degradación que sufre el barrio, y ha afirmado que “durante los años de gestión del PP, en estos barrios se invirtieron más de 20 millones de euros para mejorar sus calles, plazas y recuperar sus monumentos, además de programas de atención social. Se tiene que realizar una gestión adecuada para corregir el lamentable aspecto que han originado. Lorca no se merece que su casco histórico ofrezca una imagen semejante, con un nivel de inmundicia sonrojante.

 

Desde el PP se exige una aplicación rigurosa de la ordenanza de convivencia ciudadana para combatir el incivismo, una medida que tiene llevar consigo, de forma paralela, el refuerzo de la limpieza periódica y de la vigilancia en estas calles. No nos podemos resignar a que esta zona se convierta en un área abandonada y sin ley. No pueden permanecer así, más aún cuando estamos hablando de una problemática social de la que venimos advirtiendo desde hace muchos meses.

 

Proponemos ejecutar un Plan de Choque para corregir la situación, porque es penoso que una zona que merece ser punto de atención turística permanezca repleta de basura. Estamos hablando de una intervención interdisciplinar que incluya las áreas municipales de seguridad, sanidad, limpieza y urbanismo.

 

       El nivel de abandono y dejadez que está demostrando respecto a lo que tiene que ver con esta zona de la ciudad es bochornoso. La falta de atención se ha convertido en la tónica dominante en los últimos tres años, un periodo en el que no se han realizado intervenciones de mejora en sus calles, ni se ha ejecutado acción alguna para el mantenimiento de sus espacios urbanos, por no hablar de la limpieza, que a todas luces es francamente mejorable.

 

Tenemos que lamentar que este periodo de gobierno socialista constituye un retroceso generalizado para los residentes de la zona, que están viendo cómo ahora sus barrios están peor que hace tres años, con acumulación de basura en sus calles, deterioro de mobiliario urbano y solares y casas en ruinas convertidas en vertederos de residuos y basura.

 

Exigimos que se proceda con carácter inmediato a la limpieza integral de estas parcelas, sin perder más tiempo, para atajar una problemática a la que no tenían que haber dado lugar y que afecta también de forma directa a la imagen que pueden contemplar tanto los lorquinos como quienes nos visitan desde enclaves de marcado interés turístico como los miradores de los barrios altos y la propia plaza de la iglesia de Santa María, sede del Ciufront.

Deja un comentario