Usuarios de la carretera de acceso al castillo desde el barrio de San José denuncian la deficiente reparación del tramo que se hundió en marzo

En vez de reponer el asfalto tal y como estaba, el gobierno del PSOE ha recurrido a un parche, dejando gran cantidad de gravilla suelta sobre el firme, además de multitud de baches, que provoca que los vehículos patinen y caídas de ciclistas y peatones.

 Medio año después y tras un gasto de 200.000€, este tramo de carretera presenta un firme irregular que, además, carece de señalización horizontal porque se no se han repuesto las marcas viales que delimitan los carriles y arcenes.

 El concejal de Fomento en el ayuntamiento de Lorca por el Partido Popular, Ángel Meca, ha indicado que la intervención realizada por el actual gobierno local para reparar un tramo de la carretera de acceso al castillo por Monviedro no responde a las características propias de esta vía. Hemos estado reclamando el arreglo de este camino durante meses y lo que nos hemos encontrado finalmente ha sido una actuación que deja mucho que desear. No es lógico haber tenido que esperar más de medio año con la carretera cerrada para que la solución que den sea esta. Se tata de un parche que convierte este tramo en un punto negro dentro de una carretera que conseguimos acondicionar durante el periodo de gestión del PP al frente del ayuntamiento, gracias a la inversión del gobierno regional.

 

La falta de mantenimiento municipal de esta vía, cuyas cunetas estaban repletas de residuos y maleza, provocó la acumulación de agua y el hundimiento de este tramo en marzo de este mismo año. El problema reside básicamente en que para el arreglo de la vía no se ha procedido a la restitución del firme empleando asfalto, tal y como ya estaba construida el resto de la carretera, sino que encargaron un tratamiento diferente que altera la unidad de la vía. De hecho, han sido varios los usuarios de este camino que se han puesto en contacto con el Partido Popular para alertar del problema que existe, en especial por la presencia de acumulaciones de gravilla suelta, que provoca que tanto los vehículos como los peatones resbalen, lo que ha tenido como consecuencia ya alguna que otra caída.

 

Ángel Meca ha indicado que es evidente que la reparación de esta vía tenía que haber incluido la reposición del firme tal y como se encontraba originalmente, puesto que el resultado que se puede comprobar es muy insatisfactorio. Cabe señalar, además, que al problema de la gravilla suelta se le suma que el firme está completamente desnivelado, y no ha recuperado tampoco su uniformidad. Tal es así que presenta multitud de baches, cuyo estado está empeorando a medida que pasan los vehículos, y seguirán hundiéndose a medida que pasen los días.

 

La reparación de esta carretera, que ha supuesto un gasto de dinero público de 200.000 euros, tenía que haber incluido la reposición del asfalto tal y como estaba, manteniendo la uniformidad de la vía, en vez de recurrir a un parche que ya está ocasionando problemas, y hemos de tener en cuenta que se abrió al tráfico hace apenas unos días.

 

Junto a lo anteriormente señalado, la intervención tampoco ha incluido la restitución de la señalización horizontal del tramo afectado, por lo que la carretera carece a día de hoy de marcas viales que delimiten los carriles de circulación y avisen de los márgenes, una circunstancia que perjudica claramente el paso de vehículos y peatones.

Deja un comentario